Alumbra con luz propia

No hay nadie mejor a quien contarle tus planes que a ti mismo/a. Yo no creo en que una persona puede cambiar tu destino pero si creo en que a quien le compartes tus planes puede influenciar en tus decisiones con un comentario u opinión. He aprendido que no siempre se necesita tener segundas o terceras opiniones. Comienza a creer en tu interior y lo que Dios está compartiendo contigo. Si dentro de ti esta ardiendo el deseo es tiempo de ir por ello. No necesitas la aprobación de nadie más. Una vez comiences a creer y accionar para cumplir esa meta  las personas, recursos y ayuda necesaria vendrán en el camino.  Aprende a creer en ti y en los sueños que Dios pone en tu corazón. Eso que arde en tu interior es a lo que debes prestar atención. Pidiendo opiniones se te pasa el tiempo y las oportunidades. Quizás tú tengas el deseo pero otro tenga las agallas de ir por ello. Se el de las agallas. Se el atrevido. Se el valiente. Se el que es seguro de si mismo. A la hora de la verdad las opiniones son solo eso, opiniones. La realidad es que cada cual recorre su camino y nadie se detendrá  a buscarte donde te quedaste estancado.

“El reino de los cielos se hace fuerte, y solo los valientes lo arrebatan.”

Mateo 11:12

¿Cuales son esos pensamientos o miedos que te impiden creer en ti y comenzar a crear, soñar o emprender nuevas metas?

©MYRTLEWORDS