El agua

El agua no se le niega a nadie (escuche) (analicé) (pensé: es cierto!) te das cuenta que es cierto y si la darás o negaras cuando te encuentras en la situación. 

Hoy fui a una carrera de papá y venían alrededor de cuatro ciclistas frente a una ambulancia. (se habían quedado atrás del bonche) un ciclista entre los cuatro grita: delen agua a el que esta herido (repetía y señalaba a otro). Nosotras ya habíamos cerrado las neveritas y mamá rápido la abre y empieza a chequear cual tenia agua o gatorate. Los tipos se acercaban y mamá no sacaba una botella y los gritos eran más desesperantes. Ellos nos pasan por el lado y yo gritándole a mamá: mamad! mamá! ay no le dimos! y ella me grita: corre!!! dásela! (en mi mente me era imposible alcanzarlo) corrí como loca… (las crocs se fueron ajuste, corría en medias) (gente mirándome) casi lo alcanzo pero se me iba a ir por la curva y de momento de la ambulancia me gritan: dame! dame! yo se la doy! corrí a la ambulancia y se la di. Vire con la satisfacción que su sed seria saciada. Me duelen los talones por todas las piedritas que pise.

Reflexiono: A veces tardamos en actuar y saciar la sed de este mundo. Escuchamos los gritos de esta tierra y tardamos tanto… porque no actuamos? ellos no necesitan agua o gatorate, solo quieren quitar la sed. Nosotros tenemos lo que los saciara. Tenemos que tomar el riesgo y alto precio de correr así sea descalzos. Vendrán pensamientos negativos. Pero la voz del Padre gritando:dasela! te da la esperanza y confianza de que podrás. El te ayudara a lograrlo y tendrás la satisfacción de que gracias a El ya no tiene sed, reparte del agua que tu haz bebido. Muchos tienen sed y nosotros con el vaso lleno, reparte y el volverá a llenarte. El dolor que te cause la corrida al final te dará alegría  (me encanta que me pasen cosas que me pongan a meditar en El)